Libertad y privacidad en la red global

Solo un par de reflexiones sobre el sentido de la comunicación a través de la red global. Yo creo que este es uno -no el único- de los nuevos modos de comunicar del ser humano. Es un paso adelante grandioso en la historia de la humanidad. Tenemos que aprovecharlo al máximo, liberando el potencial de lo que se ha llamado una “inteligencia colectiva”. Es decir, comunicándose instantáneamente en esta forma, la humanidad se vuelve gradualmente un solo ser colectivo, por lo menos en algunos aspectos como el conocimiento y la elaboración de ideas.

Aun recuerdo en el lejano 1993 cuando, por primera vez, me conecté a internet. Fue desde una Universidad, con el navegador Mosaic. Cuando me di cuenta que se había establecido la conexión sentí un escalofrío, un nudo en la garganta: la conexión con la humanidad había comenzado. Entendí de inmediato la importancia histórica de esta conexión. Rápidamente me volví adicto a la Internet, la vi crecer, transformarse, volverse un nuevo modo de conectarse entre los seres humanos.

Bien, y ¿qué se deriva de todo esto? ¡Que la Internet tiene que ser libre, accessible a todos, sin restricciones! Restringir la Internet por razones comerciales o políticas es un auténtico disparate, una estupidez y, además, un crimen contra la humanidad, ya que le impide o retrasa su ascenso hacia esa inteligencia colectiva que representa una escalada evolutiva de nuestra especie.

Estoy en contra de las restricciones, cualquiera. No se pueden poner trabas al libre movimiento de ideas, información, pláticas, entretenimiento, comunicación y asociación virtual.  Es inmoral. Asimismo, estoy en contra de la negación de la privacidad. Tenemos derecho a navegar privadamente, sin ser espiados.

internet-libre

Lamentablemente sí existen una serie de trabas que nos ponen para movernos librementee en la red y que afectan nuestra privacidad. Asuntos de copyright, de privacy, de seguridad nacional, de represión de crímenes supuestos o reales (tráfico de armas o drogas, pedofilia) llevan diversos organismos gubernamentales o internacionales a reglamentar, restringir y espiar. En algunos casos puede que sea justificado hacer esto, en la mayoría claramente no. Especialmente odiosas son las restricciones de copyright y la censura de las ideas y opiniones no conformes.

Por ello debemos luchar para contrarrestar estas trabas, protestando y adoptando prácticas sanas para mantener libre nuestra navegación en la red.

Hay que aprender a navegar de manera privada, dejando pocos rastros y destrabando las restricciones a la navegación. En una versión “light” podemos usar seudónimos, emails ficticios, adblockers y navegadores “libres” y amigables como Firefox. Deshabilitar WebRTC y la cookies, usar un VPN. Corriendo el navegador sobre sistemas operativos libres, como Linux, es aun mejor. En una versión “hard”, entrar a la red a través de TOR, ocultando todo rastro de movimiento. Mejor aun en conexiones públicas como los centros comerciales.

Aquí hay unas reglas que se pueden seguir: http://security.stackexchange.com/questions/43369/best-practices-for-tor-use-in-light-of-released-nsa-slides

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s